domingo, 4 de noviembre de 2012

Caso STARBUCKS

La última gran empresa puesta en el punto de mira  ha sido Starbucks, tras una investigación de cuatro años. Rnayair en Italia o eBay en Gran Bretaña también están en entredicho por sus argucias para liberar tasas y maquillar a placer sus cuentas de resultados.

No hay semana en que en el Reino Unido no se desayunen con un escándalo fiscal nuevo.  Una copiosa investigación de la agencia Reuters durante cuatro años han puesto en la picota a varias multinacionales, siendo el caso de Starbucks el que más ha indignado a la sociedad británica, cliente del 4% de las 17.650 tiendas que la cadena de cafeterías tiene diseminadas por toda la geografía mundial. 

Y no es Inglaterra el único rincón del planeta donde se investiga por qué las compañías «venden» ante sus inversores que son óptimamente rentables y luego presentan unos resultados maquillados ante las Haciendas respectivas, en aras de rebajar las tasas por las que van a tributar.

Algunas grandes empresas utilizan argucias legales para maniobrar en los números que registran ante una Hacienda pública se da casi por sentado.
Hasta las empresas mas grandes intentan "engañar", en lo que a beneficios fiscales se refiere, en cuanto se tiene la mínima ocasión se intentar aprovechar al máximo los juegos que permiten las leyes en los que a a pagos se refiere.

Grandes entidades son capaces de defraudar a los desprevenidos contribuyentes del paísdonde se asientan. Starbucks servía «un fuerte y vibrante expresso» a los inversores, a quienes les presentaba como garantía las 735 tiendas que operan con rentabilidad en Gran Bretaña, por las que obtenía más de 3.000 millones de libras de beneficio (unos 3.700 millones de euros), mientras que ante el recaudador de impuestos le dispensaba «un café aguado americano» para abonar, a la postre, solo 8,6 millones de libras (unos diez millones de euros) en impuestos.

De acuerdo con la misma investigación, que alertaba al resto de Haciendas donde esté asentada la compañía, como es el caso de España, Starbucks había reportado en los últimos tres años una ganancia cero y no pagó más impuestos pese a que sus ventas en el país sumaron en ese periodo más de 1.200 millones de libras. En cambio, la única cadena de restaurantes o café que está por encima de la americana,McDonald’s, había ganado en ese mismo trienio 3.600 millones de libras y había pagado 80 millones de libras en tasas, diez veces más.

¿Donde queda la ética profesional y de la vida en casos como estos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada